jueves, 7 de mayo de 2009

Adherimos...

Como decíamos ayer, los accionistas de los niños descalzos piden bajar la edad para penalizar a los pibes. Como si los responsables de la pobreza y la inseguridad que vive nuestro país fueran esos pequeños hambrientos de miradas oscuras que piden un poco de amor aunque sea de segunda mano.


Los destinatarios de la Convención de Naciones Unidas sobre Derechos del Niño, nacida para proteger alimentar acariciar al cachorro humano, recorren las calles tirando de sus carritos cargados con los despojos de una felicidad ajena y descartable.


Los hacedores de leyes duras y penas de acero no salieron en otros momentos a alentar rebeliones, cuando el neoliberalismo saqueaba nuestro país con privatizaciones impuras mientras amontonaba y amontona pobres a la intemperie.


Hoy el 60 por ciento de los pibes son pobres. Mientras el hambre -asesino serial- anda suelta por las calles matando 25 niños -almitas menores de un año- por día en un sistema patrocinado por el odio, que se empeña en enfatizar la “inutilidad” social de los excluidos, intentando bajar la edad de punición, para someterlos a drásticos procesos de encierro, para que no prediquen el evangelio de su disidencia, ni siquiera en el gráfico y terrible lenguaje de las paredes de un calabozo.


Quieren que la vida no valga nada. Una semilla de mijo en un granero. Pero que vayan sabiendo que la dignidad no se mide por el tamaño de los patrimonios, sino por aquellos benditos esperanzados que caminan a través de los siglos detrás de la utopía.


Alberto Morlachetti
Coordinador Nacional

MOVIMIENTO NACIONAL
Chicos del Pueblo


Tomado de www.pelotadetrapo.org.ar

5 comentarios:

Javier dijo...

Bonita entrada amiga...
me alegro leerte de nuevo
un abrazo

erker dijo...

ROXI, SIEMPRE SENCIBLE Y ATENTA A TODO LO QUE DUELE Y ES INJUSTO...TE APOYO Y FELICITO POR USAR ESTE MEDIO PARA ESTAS CAUSAS, SOS UNA GROSA, BESOS ERKER...

Ansiedad Social - Fobia Social dijo...

Hola Roxanne, primera vez que te visito.
No suelo dejar muchos mensajes, ya que no es mucho el tiempo que le dedico a visitar Blogs y trato de aprovechar esos preciados minutos para leer, para aprender.
Pero me fueron tentando tus entradas y poco a poco avancé en la lectura hasta ocupar la totalidad del tiempo en que suelo realizar varias visitas.
Por esa razón no quería dejar tu espacio sin contarte que me ha gustado y que es fácil adivinar la gran chica que hay detrás de estas palabras.
No renuncies a tus causas y a tus sueños, con grandes o pequeños aportes, personas como vos son los motores para el cambio que necesita el mundo.

Sandra

Edgardo dijo...

Roxanne:

Ahora te doy las gracias por acá el que siempre te des una vuelta por mi rincón a dejar algo de claridad, de razón y mucho sentimiento. Siempre vengo a leer tus entradas, pero por una cosa u otra, nunca dejo el comentario que tanto necesitan nuestros lugares para crecer y tener más sentido.

Siempre se buscan “chivos” expiatorios, siempre es más fácil culpar a otro que a uno mismo, y más aún, si a esos que se culpan no pueden defenderse por ser menores o pequeños. Claro que la culpa de la pobreza, hasta de la violencia y falta de seguridad no son los “pibes”, si ellos no compran, no venden, no entrenan, no entienden, no saben, no tienen poder, todo lo que hacen es porque lo copiaron de otro (mayor) o porque otro les enseño a ser de esa manera y actuar de alguna otra. Ellos nos son narcos, ni fabrican armas, ni saben de mercancías, ni de acciones, ni de macroeconomía, ni sabe del IVA, ni sabe de la Bolsa de Valores, ni de Wall Street, ni sabe de ideologías. Ellos están ahí, y como todos, y como pocos son la mejor carne de cañón, la mano de obra más barata, los cuerpos más dóciles y más fáciles de engañar. Pero nos conviene a nosotros también mirar hacia otro lado y usarlos como los usan todos, y culparlos, y hacerlos sentir culpables, y mancillarlos, perseguirlos y ahora encerrarlos, para lavar nuestras culpas, para desviar las responsabilidades. Acá estamos, culpándolos siempre a ellos, lavándonos las manos como Pilatos exigiendo justicia y que cambien las leyes y las edades de imputabilidad.

¿Qué amor de segunda mano? Para la gran mayoría de la población y sobre todo para esos niños a los que hoy les quieren tirar todo el peso de la ley por la cabeza (yo me pregunto si son tan fuertes, tan machos, tan justos, porque no van a buscar a los Menem, a los Acosta, a los Amalita Fortabat, a los Benito Roggio, a los Rico, a los Banqueros que se llevaron la plata impunemente hace 8 años atrás, son re machos, re justos, infelices todos), para esos “pibes” no hay amor ni de segunda, ni de tercera, solo trabajar para el poder, solo ser válvula de escape y de ajuste del modelo, del sistema y de la gran industria de seguridad que como siempre pudre al mundo. Una vez el Indio Solari (cantante para los que no saben por no ser de estas tierras de una banda de Rock emblemática llamada “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota” (mejor conocidos como “Los Redondos”): “Los chicos son chicos, son buenos, son inocentes, no hay maldad en un niño, la maldad se la enseñamos y ponemos nosotros”

No hay Convención que valga, ya estamos cansados de Convenciones, Tratados, Acuerdos, Reglamentaciones, ninguna de ellas sirve para nada, si cabe alguna duda solo hace falta caminar un poco por las calles de Buenos Aires, de Río de Janerio, de Guatemala, de la India.

¡Es más fácil hablar de los “pibes chorros” que del neoliberalismo que nos dejo irnos al Caribe, a Europa, comprarnos Televisores, Computadoras, Autos de Lujo a costas del pueblo, a costas de esos niños que recién nacían.

Que buena afirmación: “la dignidad no se mide por el tamaño de los patrimonios, sino por aquellos benditos esperanzados que caminan a través de los siglos detrás de la utopía”, claro que sí, y ya va llegar nuestra hora, mejor dicho, la hora de todos esos niños que ahora padecen esta violación, este abuso a su integridad física, mental, espiritual. PARA JUZGARLOS A ELLOS, PRIMERO JUZGUÉMOSNOS NOSOTROS.

Te dejo un fuerte abrazo. Un beso.

HologramaBlanco

Reina dijo...

Si hiha sí, siempre es lo mismo y siempre pagan los mismos; ¡que asco!
Mientras los que tienen el poder, miran hacia otro lado.

Un besito

Post.- Gracias por tu comentario en mi blog; cuando lo escribí estaba indignada!!!jajaja! igual tambíen nos controlan el contenido de los comentarios cualquier día de éstos!