lunes, 14 de septiembre de 2009

Reflexiones de una triste tarde soleada

Otro sábado de visita más, otro sábado donde las horas se te pasan como nada y nunca llegás a decir todo lo que te hubiese gustado.
La cárcel me enseñó más de lo que pude haber aprendido en cualquier otro lugar, y no lo digo para darme ínfulas de nada. A veces la sobredosis de realidad te sumerge en un escepticismo depresivo, que hasta te hace sentir que todo es una mierda y que no hay nada que lo pueda cambiar.
A diario los medios nos informan que mataron a alguien, que por otro lugar alguien se suicidó, que el paco ya ha tomado infinidad de víctimas, que la inseguridad crece, junto con los precios, el desempleo, la pobreza y la desesperanza... y vez a mucha de la gente que te rodea, de las personas que querés, que tienen muchísimas cosas por las que vivir y sin embargo se van matando de a poco... y lo veo a él, encerrado en ese lugar triste, sin la cuarta parte de oportunidades de la mayoría de esa gente, y se levanta todos los días con ganas de aprender, de superarse... de vivir... y creo en él más de lo que he creído en cualquier otra persona...
Ser revolucionaria es una excusa para que el escepticismo se convierta en esperanza y no te lleve al suicidio.
La guerra está declarada y lo increíble es que no es una batalla entre víctimas y victimarios, sino entre víctimas y víctimas... nos estamos matando entre nosotros, estamos en guerra contra nuestros vecinos y no contra los verdaderos responsables de estos enfrentamientos.
Ser revolucionaria es una excusa para vivir; es una idea abstracta, utópica, lejana, pero que te hace levantar cada día con la firme resolución de que hay que seguir peleando porque tal vez algún día esta guerra acabe, tal vez algún día surja, por alguna inspiración divina o yo qué sé, en la cabeza de la gente que el objetivo está más arriba y no entre nosotros... y que no es inalcanzable...
Ojalá ese día llegue pronto para que esas visitas de miércoles y sábados sean de todos los días, o de cada vez que tengamos ganas de estar juntos...

4 comentarios:

sonoio dijo...

querida roxanne
hacía tiempo que no andaba por aquí,
y sí la guerra es entre nosotros
y ese es el secreto
de encontrar enemigos entre pares

divide y reinarás

un beso muy grande

© Reina dijo...

Pues sí, que viva la utopía y la revolución, pero sin guerras; no me gustannnnn!!!

Beso. :)Reina

erker dijo...

te espero entre bombas y locura...te eche de menos roxxx

Nora Jara dijo...

Vaya, no recuerdo haber leído nada semejante... nada que se ajustara tanto a mi sentir de ser Revolucionaria; es la escusa perfecta para seguir Viviendo y no pegarse un tiro, frente a tanta mierda!
Ojala mi querida Roxanne, ojala algún día llegue ese despertar del mundo, ese que tanto deseamos...
Me pregunto; si estaré aquí, de un modo u otro, para presenciarlo... para Actuar en él ¿?

Un abrazo inmenso amiga.


PD: Perdona la "ausencia", he estado demasiado inversa en la "realidad", pero siempre me esfuerzo por retomar el camino ;)
Un gusto leerte!